viernes, noviembre 02, 2007

El Suikinkutsu y La Ciudad del Agua


Un suikinkutsu es, según la wikipedia:

(...) un elemento decorativo de jardín e instrumento musical. Un suikinkutsu es un recipiente con un agujero en la base y colocado al revés. Las gotas de agua caen a través del agujero y al golpear el agua almacenada, producen un agradable sonido parecido al de una campana o al instrumento musical japonés koto. Normalmente se construye junto al chozubachi o tsukubai, lavabo tradicional japonés, que se utiliza para lavarse las manos antes de entrar a un templo shinto o antes de la ceremonia del té japonesa.


De hecho, su ideograma 水琴窟 significa literalmente Agua, Koto, Cueva, lo que lo describe perfectamente.


El sonido cristalino de las gotas de agua se considera relajante, también se describe como bello y puede llevarte a un estado de paz y armonía.
La tradición dice que si escuchas un suikinkutsu vivirás tres años más.


O sea, que... ¿A qué estás esperando? ¡Dale al play!



Descarga el sonido del suikinkutsu

El sonido del agua conecta profundamente con nuestra alma y tiene un efecto relajante que todos hemos experimentado. La fascinación por el rumor del agua, ya sea de orden práctico,o como elemento arquitectónico, integrándolo en el paisaje sonoro, es,al menos en España, un legado andalusí.



Tal vez la mejor muestra de este legado sea la Alhambra de Granada, una verdadera maravilla del Mundo, tanto arquitectónica, como artística, y también musical, si tenemos en cuenta su paisaje sonoro. Todos los que hemos paseado por la Cuesta de Gomerez o por el Generalife recordamos ese rumor de agua por todas partes.



Sobre este paisaje sonoro, José Igés y Concha Jerez elaboraron en 1994 una composición sonora, La Ciudad del Agua - 12 postales sonoras de la Alhambra y el Generalife de Granada.

En el artículo Comentarios a cierto repertorio paisajístico, de Ferran Cuadras, alojado en el interesantísimo archivo de arte sonoro Sonoscop se comenta "La Ciudad de Agua":

Una sugerente y evocadora composición sonora que combina elementos paisajísticos e interpretativos. Sus autores, la artista intermedia Concha Jerez y el compositor José Iges. La pieza transcurre en un escenario de ensueño, la famosa Alhambra de Granada y su distintivo sonoro más emblemático, el agua. "Así nos hemos medido con el monumento y los adyacentes jardines del Generalife a través de su sonido más propio, el agua, trazando un paseo que descubre al oyente las ricas y sugerentes calidades de dicho fluido al recorrer sus espacios". Efectivamente, pasear, en ocasiones, supone una actividad consustancial a la captación y mejor comprensión del paisaje sonoro. A través de un itinerario más o menos voluntario, el individuo advierte multitud de eventos y objetos sonoros, distingue con claridad la sucesión de espacios sonoros que atraviesa y, en definitiva, cercena la aparente uniformidad de esa realidad acústica.




El poético recorrido por ese monumento, interrumpido en once ocasiones, desnuda un acotado pero seductor catálogo de motivos rumorosos. Y es, precisamente, la organización de estas fuentes sonoras la principal virtud de 'La Ciudad de Agua'. Ciertamente, Concha Jerez y José Iges exhiben una notable aptitud en la articulación de diferentes sonoridades de agua, voces, comentarios, cantos, risas, poemas, flashes y motores de cámaras fotográficas. Como si de un elegante mosaico se tratase. "...Un poliedro de doce caras, numero fundamental de la Alhambra". Por su parte, Pablo Beneito y Esperanza Abad contribuyen a través de fugaces recreaciones literarias al enriquecimiento evocador de la composición.


Escuchemos esta obra:






Fuentes: