sábado, noviembre 19, 2005

De aquí para allá

Curioseando, me topo con la página de la Escuela Universitaria de Música, cuya Revista electrónica de Música contiene bastante información de interés, aparte de diversos apartados de actualidad musical y educativa.
Curioseando un poco más, encuentro esta nota, un reportaje a unos importantes músicos argentinos, Marcelo Moguilevsky y César Lerner, intérpretes de la entrañable música klezmer que esconde en su sencillez un río de sentimiento que puede enamorar al más pintado (este es un ejemplo de lo poéticos que nos puede poner esta música, cuando la describimos).
Sin duda que el violín en la música klezmer es un recurso más para intentar ese raro arte de enamorar a los alumnos, de una vez por todas, de tanta música que se pierden de disfrutar porque la televisión y la radio acaparan sus intereses.
Recuerdo en mis clases de 3º de E.G.B. las actividades que desarrollaba en torno a algunos instrumentos utilizados en diversos géneros musicales, de los modos más heterogéneos (el violín del blues, el de la música klezmer, el de las músicas folklóricas americanas, y tantos etcéteras).
El arpa también se presta a esas actividades, con la característica dulcísima, a mi entender, de que ha sido uno de esos instrumentos que cada país, en América, hizo propio a su manera (y todos aprendieron del mismo maestro, en definitiva), pero no es lo mismo el arpa paraguaya que el arpa peruana, y tantos otros etcéteras que convierten este instrumento en un mundo de curiosidades que también puede convertir la clase en un buen pretexto para despertar curiosidades dormidas.