martes, mayo 25, 2004

Educación Musical, Alfabetización Tecnológica Y Creación Artística Colaborativa. El Futuro De La Música En La Red.

¿Qué objetivos podrían estar encaminados a hacer frente al futuro y cómo lograrlos?

Según Pep Alsina [1], para una sociedad, los objetivos para afrontar el futuro son preservar la cultura, transmitirla y capacitar a los individuos que la integran. Además de éstos, inspirados en el paradigma crítico de Paulo Freire, podríamos añadir el capacitar a los individuos para, partiendo de la reflexión y a través de las herramientas democráticas, superar y transformar determinados aspectos sociales y culturales, teniendo siempre en cuenta la adaptación a las nuevas realidades y basándonos en los valores humanos.

¿Cómo lograrlos? Coincidimos con Alsina que, básicamente,

"a través de la educación, ya que ésta constituye el principal conjunto de actividades que posibilitan que un grupo asegure que sus miembros adquieran la experiencia social e históricamente acumulada y culturalmente organizada."

Querríamos señalar que no es sólo la escuela la encargada de lograr estos objetivos; el proceso de enculturación comprende tanto la educación formal como la informal, y si tenemos en cuenta la gran influencia que ejercen los medios de comunicación como transmisores de determinados roles sociales, de valores -generalmente consumistas- y de cultura, en definitiva, el lugar que se nos deja a los maestros y profesores es bastante limitado. De ahí la importancia que tiene el que nuestros alumnos comprendan, manejen los distintos lenguajes instrumentales y tengan una actitud crítica y responsable ante ellos. Subrayemos la importancia que tiene hoy en día los lenguajes visual, musical y audiovisual, para mantener una actitud propia y crítica, frente a la publicidad y manipulación de los mass media, por ejemplo.

Además, es urgente la alfabetización tecnológica de todos los miembros de la sociedad, no sólo la población escolarizada; Internet se nos presenta no solo como la más completa biblioteca y enciclopedia que podemos tener, sino como una herramienta de participación, de colaboración, comunicación e interacción con personas de todo el mundo... Si enseñamos a aprender con internet, podríamos no tener barreras:
- lo que aprendemos con ayuda de internet parte de nuestro interés, con lo que los requisitos previos de motivación y presencia de ideas anclaje están garantizando un aprendizaje significativo;
- además, aprendemos según el ritmo que preferimos y elegimos, fuera de toda programación o temporalizacion de la enseñanza, obligada en la educación formal por razones organizativas;
- se eliminan barreras espacio-temporales entre profesores y alumnos, y se desdibujan estos roles tradicionales, intercambiándose continuamente;
- educar en la comunicación con personas de todas las culturas y paises es educar para la paz.

Desde una perspectiva educativa y observando y teniendo presente las necesidades sociales, ¿cuál es el objetivo de la educación musical en la educación obligatoria?

Tal como dice Alsina [2], "nuestro objetivo es una formación integral del alumnado, no su adiestramiento". En consecuencia, desde este planteamiento, en el área de educación artística no se pretende una instrucción machacona para que a los 10 años un niño ejecute con precisión el violín, por ejemplo; ni se pretende crear máquinas de almacenamiento de datos. Considerando a la educación musical como una de las más integradoras fuentes de aprendizaje, tenemos una importante herramienta para armonizar todos los ámbitos del ser humano: físico, psicomotriz, emotivo, intelectual, social y cultural. Así, una sociedad que integre a la educación artística dentro de su sistema educativo estará garantizando la educación de personas equilibradas, con confianza en sí mismas y en los demás, siendo además como el "cemento" que cohesione los diferentes "ladrillos" o áreas de aprendizaje.
Pero aún más, volvemos a citar a Small, afirmando que
"el arte es una actividad tan vital como la ciencia, y de hecho penetra en ámbitos de la actividad humana que la ciencia es incapaz de tocar. (...) El objetivo del arte es capacitarnos para vivir en el mundo, en tanto que el de la ciencia es capacitarnos para dominarlo. Por esta razón insisto en la suprema importancia del proceso artístico, y en la relativa falta de importancia del objeto artístico; el instrumento esencial del arte es la experiencia irrepetible."[3]

De esta manera, la creación artística y musical es imprescindible para una experiencia estética, que ahonde en nuestro interior y nos enseñe a conocernos mejor a nosotros mismos, al medio y a los demás. Citando a Eduard Hanslick,
"Sin calor interior no se ha realizado nada grande ni bello en la vida"[4].


¿Qué papel pueden desempeñar las NTIC en el futuro de la música y de la educación musical?

Depende, en primer lugar, de la posibilidad de acceso a estas tecnologías por parte de alumnos, profesores, músicos, y de toda la sociedad.
Y depende del uso que le demos todos nosotros. Pero en el énfasis puesto en "devolver el poder de la creación a cada individuo de la sociedad", creemos que pueden hacer mucho, y es aquí donde vamos a hacer una pequeña revisión de lo que ha supuesto internet para la creación musical, y daremos pie a una propuesta de creación musical colaborativa.

El investigador Álvaro Barbosa dice en un artículo publicado en Leonardo Music Journal, vol. 13, pp.53-59, 2003[5]:

(...) Así como paradigmas similares orientados hacia la comunicación visual o textual (MUDs, MOOs, IRC, Active Worlds, etc.) tienden a llevar hacia nuevos mecanismos de interacción no vistos normalmente en la "vida real", un resultado similar puede esperarse de paradigmas orientados hacia la música o el arte sonoro, sugiriendo que el resultado sonoro de dichos sistemas pueden expresar nuevos resultados artísticos. Está claro que este área de creación sonora es totalmente prometedora, no sólo por el hecho de que permite el aumento de los paradigmas conocidos de hacer música, sino también porque provee un contexto para la novedad estilística.


En el mismo artículo hace una clasificación de música colaborativa asistida por ordenador, que traducimos y comentamos a continuación:

- Redes Musicales Interconectadas Localmente: usadas en eventos organizados por grupos de intérpretes que interactúan en tiempo real con un conjunto de instrumentos musicales (o instrumentos musicales virtuales), con interdependencia sonora provista por una red local.


Barbosa cita aquí la tesis de Gil Weinberg sobre Redes Musicales Interconectadas - Trayendo expresión y pensamiento a la creación colaborativa de música, un magnífico trabajo y muy interesante.

Un ejemplo de un dispositivo musical multiusuario es el Jam-O-World


- Sistemas de Apoyo a la Composición Musical: usadas para asistir a formas más tradicionales de composición y producción musical, tanto para apoyo de la composición basada en música escrita como para producción musical basada en procesos experimentales dentro de estudios de grabación. Los Sistemas de Apoyo a la Composición Musical mejoran los paradigmas tradicionales de colaboración permitiendo el desplazamiento geográfico y la colaboración asíncrona.


Uno de estos sistemas es el interesantísimo FMOL (Faust Music On-Line), que el autor Sergi Jordà describe en un artículo de la Leonardo Music Journal. Os recomiendo que le echéis un vistazo.

- Sistemas de Interpretación Musical de forma Remota: usados en eventos organizados por grupos de múltiples intérpretes/usuarios remotos, separados en el espacio, improvisando e interactuando sincrónicamente con un conjunto de instrumentos musicales (o instrumentos musicales virtuales). En este caso, la interdependencia sonora está afectada por el estado de la red. La telepresencia (participación remota unilateral) es un caso particular de este tipo de aplicaciones.


- Ambientes Sonoros Compartidos: una nueva clase de aplicaciones emergentes que explora la naturaleza participativa y distributiva de Internet. No están orientadas hacia escenarios de tiempo limitado, y su uso es más apropiado para la improvisación sincrónica. Desde que estos sistemas están dirigidos a amplias audiencias,normalmente el conocimiento musical previo de los participantes no es requerido, y por lo tanto los resultados son frecuentemente piezas sonoras experimentales.


(...) Algo que se puede inferir de este estudio es que la mayoría de los proyectos que acerca la separación geográfica a través de internet es:

1. La creación de redes donde documentos en audio digital o formatos lógicos pueden ser intercambiados entre colaboradores distribuidos geográficamente, en paradigmas de colaboraciones orientadas a proyectos, tal como se hace en una típica aplicación de trabajo cooperativo apoyado por ordenador.

2. La provisión de un canal que permite la telepresencia entre espacios interpretativos y por lo tanto, de mejorar la eficiencia de los paradigmas colaborativos tradicionales para la interpretación/composición musical, educación musical o incluso para compartir música, por la adición de posibilidades de colaboración a larga distancia.

3. La creación de ambientes virtuales compartidos orientados a una comunidad, donde los usuarios se unen o se van dinámicamente, apoyando el proceso colaborativo, la interpretación sonora basada en la manipulación simple de objetos sonoros en un paisaje sonoro o en la creación de estructuras musicales. Este enfoque va más allá del aumento de los paradigmas existentes de comunicación acústica, centrándose en diversos tipos de colaboración a través de internet.(...)[5]


Después de esta revisión de paradigmas musicales en internet, ¿Qué tienen éstos que aportar a la educación musical?

Cuando pensamos en lo queChristopher Small decía en "Ahora podemos darnos cuenta de que una verdadera regeneración de la música occidental, y de la sociedad occidental, sólo podrá darse cuando podamos devolver el poder de la creación a cada individuo de la sociedad."[6], podemos pensar en lo mucho que pueden significar estos sistemas de colaboración y participación musical: por primera vez en mucho tiempo, a la música se le saca del marco del concierto, y se abre la participación en la música de vanguardia a todo el mundo.

La educación musical y los procesos de composición/interpretación musical pueden tomar el modelo del GNU y adaptarlo para la creación musical. De esta manera "liberamos" a la música:

* Usted tiene libertad para escuchar/interpretar/usar la pieza musical, con cualquier propósito.
* Usted tiene la libertad para modificar la pieza musical para adaptarla a sus necesidades, sus gustos o su visión estética. (Para que esta libertad sea efectiva en la práctica, usted debe tener acceso al código fuente-partitura-archivo multipista, porque modificar una pieza musical sin disponer de alguno de estos elementos es extraordinariamente dificultoso.)
* Usted tiene la libertad para redistribuir copias, tanto gratis como por un cánon.
* Usted tiene la libertad para distribuir versiones modificadas de la pieza musical, de tal manera que la comunidad pueda beneficiarse con sus mejoras/modificaciones.

Podemos aprender muchísimo de las aportaciones o modificaciones que otras personas hagan en música de creación propia o que hayamos hecho nuestra. De la misma manera, una pieza musical puede ser algo vivo, que evolucione, mute, y se desarrolle en el "caldo de cultivo" de Internet. La copia y modificación de la pieza musical es siempre un enriquecimiento en todos los sentidos.

En el próximo artículo comentaremos algunas maneras prácticas de llevar estas ideas a cabo, y profundizaremos más en las aportaciones de este paradigma a la educación musical.




[1]ALSINA, P. (2003): "El área de educación musical. Propuestas para aplicar en el aula." Barcelona. Graó. Pg. 11.
[2]ALSINA, P. (2003): Op. Cit., pg. 12
[3]SMALL, C. (1980) "Música. Sociedad. Educación." Alianza Música.
[4]HANSLICK, E. (1947) "De lo bello en la música". Buenos Aires. Editorial Ricordi Americana.
[5]Disponible en http://www.abarbosa.org/docs/barbosa_LMJ13.pdf - Mi traducción ha sido rápida, así que recomiendo la lectura del original para una mayor fiabilidad.
[6]SMALL, C. (1980) "Música. Sociedad. Educación." Alianza Música.

1 comentario:

Oscar dijo...

Los procesos de creación colaborativa y el modelo del GNU para los derechos de autor del arte llevan bastante tiempo eclosionando en internet. Hoy me he enterado del COPYLEFT. Muuuuy interesanteeeee. :)